jueves, mayo 06, 2010

ES LA SOLIDARIDAD, ¡ESTÚPIDO!


Toda economía tiene dos partes: la oferta y la demanda. Hay escuelas económicas que se centran en la oferta (liberales), y hay escuelas económicas que se centran en la demanda (socialdemócratas). Pero la realidad es más compleja, y no se deja manipular así: sin oferta no hay demanda, y sin demanda no hay oferta. Es decir que dependen la una de la otra. La economía es una actividad humana que nos recuerda que los seres humanos somos seres dependientes. Podríamos decir aquello de ¡¡es la solidaridad, estúpido!! Además, hay dos tipos de bienes: los de consumo y los de inversión. Si usted gasta todo en chuches, se le caerán los dientes y enfermará. Si usted gasta todo en comprar casas, no comerá. Ambas cosas son malas, porque ambas cosas son extremas. De eso se trata: de ajustar el gasto y el ahorro ¿Y cuales son los mecanismos para ajustar esa ecuación consumo/inversión, presente/futuro? A eso se le llama mercados financieros (la Bolsa, el sistema bancario), que son como una especie de llave que permite regular el flujo entre la inversión y el consumo. Si compro acciones de Coca-Cola, estoy transformando bienes de consumo en bienes de inversión. Si vendo acciones de una inmobiliaria, estoy transformando bienes de inversión en bienes de consumo.



Los mercados financieros depende de las expectativas, y las expectativas, dependen de como valoremos la realidad. Para invertir, se necesita esperanza, y para tener esperanza, lo fundamental es no sentirse engañado. Se necesita estar en un entorno solidario, con ilusiones compartidas. La gente invierte, porque “quiero dejar algo a mis hijos”. Y para eso escarbamos en nuestra memoria, acudimos a los ejemplos más preciosos que nos dejaron nuestros seres queridos y aborrecemos aquello que hicieron mal para no repetirlo. Las estrellas mediáticas del corazón se gastan toda la pasta en cocaína, en arreglarse el tabique nasal y ponerse siliconas, porque no tienen nada que dejar a nadie. Para que la economía funcione, tenemos que invertir y ahorrar en cosas para el futuro. Y para eso, hace falta esperanza. Y para que vuelva la esperanza, lo primero es el amor a la verdad. La gasolina de la esperanza es la verdad. Toda esta crisis es una crisis de esperanza. La economía es una ciencia social, nació en la cuna de la sociología. Nos habla de nuestra dependencia con los demás, de nuestras obligaciones y derechos con los que viven con nosotros. Por eso tiene tanta relación con la política, que es la ciencia social por excelencia. Por eso economía y política sólo funcionan cuando se trabaja desde la verdad. Resumiendo: Zapatero, vete a tu casa. Eres un mentiroso. Eres un autista económico, político, y sobre todo moral.

Etiquetas: , ,

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging