jueves, febrero 12, 2009

La caza

Vivo en la periferia de este país que padece una crisis más grave que muchos países latinoamericanos de los que nos reímos tanto (Argentina, Ecuador, Bolivia, Venezuela, y siga usted contando): por lo menos ellos saben quienes son, y lo que desean ser, aunque lo hagan tan mal. Nosotros no lo sabemos, y creemos que la VISA cerrará las heridas de nuestro ser. Lo útil, siempre es menos importante que lo real, me recordaba un amigo ayer. Al tiempo si no.

Y esta mañana me desayuno con otra pieza de Hermann Tertsch, que destila miedo, porque su amargura está siendo sustituida estos días (ver La Caza el miércoles) por un aviso más sosegado, más nítido y claro, pero mucho más contundente, de que se está disolviendo la base de nuestra convivencia. Y profetiza que la violencia aparecerá irremediablemente más antes que después en forma de espionaje, de chantaje, de matones a sueldo que puede que pasen de asustar a liquidar. Da para pensar el último párrafo del artículo de hoy:

Y produce espanto saber que hay de nuevo una jauría suelta que busca, localiza y tiene vigilados a quienes, como Joseph Roth y millones más, tienen dudas y disienten. (...) Creen realmente que los humanos somos en el mundo piezas intercambiables en un gran campo de experimentación.

Hermann es un medio español bajito, y un gran europeo, que desgraciadamente para él y gracias a Dios para nosotros, vive en el centro de las batallas de esta ex-nación, en Madrid. Y ha estado en las cocinas de los infiernos de la Transición y el Felipismo: de corresponsal y en la redacción de El Pais, muchos años. Y sabe bien lo enputecido (perdón) que está el ambiente político-económico-nihilista en que nos movemos. Los que mandan en los consejos de administración y en los consejos de Estado políticos, saben que esta crisis es salvaje, que el sistema se resquebraja. Y es claro, porque se ve con este episodio de la caza del Juez Garzón con el ministro Bermejo, que antes que irse, ellos van a quebrar la espalda de cualquiera, con espionajes, con policías, con chantajes familiares, con mierda por un tubo. Las cloacas del Estado, están trabajando a tope. Pero como todo se pudre a velocidad de vértigo, esas mismas cloacas serán las que proveerán de material a los periódicos "independientes", que medio queda alguno. Esos periódicos se van a forrar a dossiers de aquí al 2011. Preparados que vienen curvas. Quiebras empresariales, y vladivideos por un tubo de You tube. You tube, va a ser el espejo de la Santa Faz corrupta de nuestro sistema. Y si no al tiempo, al poco tiempo que nos queda antes del desbarajuste, de los grandes titulares a cinco columnas, mientras toda la superestructura mediática, empresarial y política se derrumba como un castillo de naipes, e intenta y a lo mejor consigue llevarse por delante a los más honrados. En nuestro país, está la cosa emocionante. Hay que aguantar y no ceder a la violencia ni al chantaje. Para ser grande, hay que resistir en el bien. A eso los clásicos, lo llamaban fortaleza.

Etiquetas: ,

2 comentarios:

Blogger rløpez ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

12:36 p. m., febrero 12, 2009  
Blogger rløpez ha dicho...

Muy cierto. Lo que ocurre en este país es de república bananera: no sólo es que ya no hace falta ser honrado, ¡es que no es necesario ni parecerlo!

12:40 p. m., febrero 12, 2009  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging