martes, julio 29, 2008

Obama, ¿ein Berliner?


El 24 de Julio pasado, Barack Obama ha visitado Berlín, donde ha dado un discurso que ha tratado de seguir la estela del famoso discurso de Kennedy en Berlín hace 45 años. El discurso de JFK, “Ich bin ein Berliner”, junto al Muro de la Vergüenza de Berlín, fue sin duda el mejor de su presidencia. Era el año 1963, y mi madre ya se había enamorado de un español. Me ha contado muchas veces que escuchó el discurso con una emoción indescriptible, como tantos alemanes que como ella, habían conseguido huir a la República Federal, antes de que la frontera del Telón de Acero se cerrara para siempre. Detrás quedaron amigos, familia, juventud. Todo quedó encapsulado en el tiempo, hasta el 3 de Octubre de 1990, cuando Alemania se reunificó. La estoy viendo junto al televisor con una amiga de Frankfurt, mientras correteaban lágrimas como puños por sus mejillas alemanas. Detrás de ellas, los padres españoles y los hijos nos burlábamos incrédulos ante tanta lágrima. Más tarde lo comprendí. Ella había huido al otro lado, al medio-destierro, donde encontró a mi padre, donde me encontró a mí. Pero su alma no se había ido nunca. El ruido del presente, de las obligaciones, había enterrado la voz de su memoria, pero no la había borrado. Ahora aquella voz aplastada emergía poderosa como nunca. Comprendí, que soy parte de aquella memoria, que me maneja y agita de vez en cuando, que retumba como en un tambor centenario, que viene de más allá de lo que soy, que saldrá de mí más allá de lo que yo llegaré a ser nunca, de generación en generación. Yo, también soy un berlinés.



Kennedy intentó dar su famoso discurso delante de la puerta de Brandenburgo, pero se tuvo que improvisar otro sitio, porque los rusos colgaron unas enormes lonas en los arcos del monumento, para que las cámaras no vieran el otro lado del muro, el Berlín comunista. Por eso, JFK se trasladó a la plaza que ahora lleva su nombre, que era la plaza del ayuntamiento de Berlín Oeste. Barack Obama también intentó dar el discurso desde la puerta de Brandenburgo, pero la canciller alemana Angela Merkel se opuso, por creerlo demasiado pretencioso. Ningún candidato ha hablado nunca desde esa puerta. Eso sólo lo hacen los presidentes electos. La Historia se rinde a los que la forjan, no a los que la pretenden. Al final Obama habló desde el centro de Berlín, el Tiergarten junto a la Columna de la Victoria. El candidato a presidente, ya se ve como presidente electo. Su discurso se centró en las nuevas esperanzas y amenazas que nos esperan en el siglo XXI. Habló de la internacionalización del terrorismo islamista, del problema del calentamiento global, que son problemas comunes a todos. Europa necesita a América y viceversa, para afrontar problemas que superan las fronteras nacionales. Para eso pidió unas instituciones internacionales más fuertes, donde Europa y EEUU puedan intervenir militar y económicamente en cualquier parte del mundo, como por ejemplo en Darfur. Pero se olvidó de pedir en ingreso en la Corte Penal Internacional, que es la piedra angular para hacer realidad todos esos sueños.



Obama ha sabido intuir la necesidad de superar las profundas divisiones que divide a la sociedad americana, y sabe que para afrontar los retos internacionales, hace falta que EEUU y Europa actúen de manera conjunta en muchas cuestiones. El discurso de unidad de Obama, ha calado en su país. Los americanos están hartos de su clase política. En 1988, George Bush padre. En 1992 ganó Bill Clinton. En el 2000, ganó George Bush hijo. ¿Quién tiene ganas de seguir con la saga Bush-Clinton” aunque sea una mujer como Hillary? Quieren esperanza, cambio, al precio que sea. Llevan 16 años viendo a los mismos. Y Obama ha sabido darles esa esperanza. Ha sabido unir a negros, hispanos, asiáticos, blancos porque Obama no es el típico negro discriminado. Su madre era blanca. Su padre, un emigrante africano de Kenia, que no se adaptó al sueño americano. Tras el divorcio de sus padres, su madre se volvió a casar con un indonesio y vivieron 10 años en Indonesia, donde nació su hermanastra. Obama es un cruce de caminos. Nació en Hawai, fue educado por sus abuelos en Kansas, estudió en Chicago y Harvard gracias a una beca. Nunca se ha sentido parte de ninguna etnia ni subcultura americana en particular. Sus influencias más fuertes vienen de fuera de su país o de los extrarradios. Pero también la sociedad americana le ha dado la posibilidad de ser candidato a la presidencia de los Estados Unidos, cosa impensable en otros países del mundo. Es profundamente americano, pero siente la sociedad multicultural como una oportunidad, no como una amenaza.



Ha cometido errores de bulto, como sus deseos de invadir Pakistán. Su oponente Hillary Clinton, quería una Seguridad Social pública, y él sigue apoyando un sistema de salud privado, que dejará a muchos pobres y enfermos fuera. Su inicial apoyo a Jeremy Wright, un xenófobo y violento reverendo protestante, hace temblar. Su experiencia en puestos en la administración, es igual a cero. Pero su discurso ha llegado al corazón de América, porque ha despertado la esperanza en la gente. El infierno es aquel sitio donde se acaba la esperanza. Es lo primero que aprenden los condenados. Kennedy ayudó decisivamente a Berlín y la Europa libre a no rendirse a la tiranía, porque despertó su esperanza. Antes o después, Europa descubrirá la voz de su memoria enterrada. Descubrirá sus dos pulmones, el del Este y el Oeste. Descubrirá que no es sólo un mercado unificado, sino una civilización milenaria, un tambor hecho con las raíces de Atenas, Roma y Jerusalén, que todavía anda medio enterrado entre el ruido de los escombros espirituales de las dos Guerras (las mundiales y la Guerra Fría) y la globalización. El Mundo y Europa necesitan líderes que desentierren esa voz, que nos recuerden que todos éramos y somos berlineses, que todos debemos decir aquello de “Ich bin ein Berliner”. ¿Será Obama uno de ellos?



[Informacion, 30/7/2008]

Etiquetas: ,

1 comentarios:

Blogger Morgenrot ha dicho...

Mi querida Berlín...

Corazón de parte de la Historia, con el corazón también digo " Ich komme von Berlin ", "Ich bin ein Berliner "

herzliche Grüße!

7:48 p. m., septiembre 17, 2008  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging