lunes, julio 28, 2008

LO QUE VIENE


Tras la mayor suspensión de pagos de la historia de España (Martinsa-FADESA), ¿que va a pasar? Pues las suspensiones de pago /quiebras, van a seguir. La sombra que emiten las grandes y endeudadísimas promotoras del G-14, es alargada como un ciprés y comienza a cubrir a infinidad de pymes y autónomos, que no van a cobrar un duro de lo que les han dejado a deber en las subcontratas. Y toda esa gente endeudada y embargada al paro. La primera ola de paro, ya está aquí, pero esa no ha dolido tanto, porque era paro emigrante, que no tiene ni voz, ni por el momento, voto. La segunda ola, dolerá más, y se va a oír, porque afecta al personal de aquí, que vota, va a la huelga, etc.

En cuanto a la estructura de nuestro sistema, ya ha comenzado a afectar a dos de sus columnas fundamentales. La primera columna afectada, es el sistema financiero, y se refleja claramente en los préstamos que se hacen los bancos y las cajas de ahorro entre sí. El mercado interbancario es un sitio virtual donde los bancos que tienen exceso de dinero sin colocar en préstamos, prestan a otros bancos. En ese mercado el tipo de interés está por las nubes, comparado con otras épocas. Y es que claro, no hay liquidez. Bueno, liquidez, si rascas si hay. ¿Qué banco o caja no tiene dinero, si es su materia prima? Lo que pasa es que nadie se fía de nadie. Entonces, se van fuera, a esos mundos globalizados donde hace tanto frío subprime, y se ponen a emitir deuda en bonos, pagando algunas Cajas de Ahorros un 6% de interés, casi un punto por encima del Euribor (maldito seas). Todo el mundo quieto, que vienen curvas con mucho suspense de cobros y pagos. Está todo el sistema financiero guardando el dinero en el calcetín, porque la morosidad se ha disparado, y hay que comenzar a enjugar pérdidas provocadas por el crack inmobiliario. Y digo bien: “comenzar”. Luego vendrán las quitas de la deuda, y aquello que parecía una morosidad de 100, en realidad es un impago de 500. Al perro flaco, todo son pulgas.

La segunda columna afectada por la crisis es la administración, osea el Estado, en sus distintas vertientes: nacional, autonómica y local. Los ayuntamientos ya están sintiendo una bajada de ingresos cercana en algunos sitios al 40%. Y claro, hay que pagar sueldos, infraestructuras y demás historias. Pues a pedir prestado a los bancos. Pero… si hemos dicho que los bancos no tienen liquidez… Entonces… ¿que queda? Pues está claro: subir impuestos de manera creativa eso sí. Además del catastrazo que se nos viene encima, habrá novedades. Por ejemplo, se está hablando de incrementar exponencialmente un impuesto casi olvidado sobre cada cajero que las oficinas bancarias tienen abiertas en los municipios. Con respecto a las administraciones autonómicas, Solbes ya ha dicho que está dispuesto a ceder el 50% de los impuestos… pero que no va a soltar un euro más. Lo que se van a repartir son ingresos menguantes, y punto. Y de paso, si hay que subir impuestos, que los suban las autonomías, y no el Gobierno. Esta guerra de los impuestos va a ser más larga que un día sin Spain. Ya te digo.

Cuanto más avance la crisis, más miraremos todos hacia arriba como gallinas hambrientas a los ojos azules del Señor de todas las Z, para que nos alimente y nos proteja de esta tormenta perfecta en la que ya nos encontramos. Pero ¿que puede hacer? No puede bajar el tipo de interés. No puede pasarse del 3% del PIB en déficit presupuestario. No puede depreciar la moneda. Todo los parabienes vienen de la globalización, de la UE, del Banco Central Europeo de monsieur Trichet, al que le importa una higa lo que pasa en nuestro pequeño país, que es sólo un 12% del PIB de la zona euro. Cuando habla de economía a ZP, lo único que le queda, es refugiarse entre los suyos y afirmar con las cejas enarcadas, que el gasto social no se va a tocar, mientras la derecha económica brama porque quieren que ZP les saque del lío en el que ellos mismos se han metido. El Presidente del Gobierno, es el dueño de la utopía y del futuro y del revisionismo del pasado, pero se le había olvidado lo horriblemente gris que podía llegar a ser el presente vulgar y anodino del reino de la necesidad que es la economía. Cosas veredes, Sancho.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging