miércoles, marzo 19, 2008

Pasión de la verdad

Photobucket

Es en el juicio a Sócrates donde los cobardes enmudecen. Platón dijo de él que era el más justo y sabio de los hombres, pero luego cedió a la tentación de la tiranía y asesoró a los tiranos de Sicilia. Sócrates sabía que era mejor sufrir la injusticia que cometerla, porque el daño para quien la comete es irreparable. Aquel discurso de un hombre indefenso, resuena como un grito que ya dura más de dos mil quinientos años en esa frágil lágrima azul llamada Tierra, que sigue girando sobre su eje porque descansa sobre la verdad de sus palabras, mientras el infinito vacío del Cosmos lo contempla asombrado.

Son los escritos, las entrevistas, las fotos de Anna Politkovskaya, lo que nos deja mudos. Su determinada determinación de no parar hasta llegar a la verdad aunque muriera en el intento, su terca búsqueda por encontrar y transmitir con palabras que jamás han sido domesticadas para describir las verdades mas tremendas, y por eso mas inefables, nos deja paralizados de asombro. Y es allí, en esa parálisis, donde el virus de lo absoluto nos infecta, donde superamos el hedor insoportable de las mentiras, donde nos cargamos de esperanza, donde tejemos los puentes que atraviesan el abismo de la llaga “realista y pragmática”, que asesina nuestro idealismo cuando se rompe el techo de cristal de nuestra juventud y entramos en el mundo de la rutina, del trabajo, de la madurez.

Son las palabras, la vida y la muerte de Martin Luther King, donde nos congregamos, allí donde los hombres se hacen iguales, donde se consigue la libertad y la justicia. A muchos sus palabras les parecen cantos de sirena, pero no se dan cuenta de que las sirenas guardaron silencio cuando sus almas sin música pasaban a su lado. El canto de las sirenas, la búsqueda del sentido de una vida, es peligroso. Que se lo digan a Martin Luther King. Sabía que lo iban a asesinar. Un día antes de morir dijo: “Me gustaría vivir una vida larga… pero no estoy preocupado por eso… He subido a la montaña. Y he visto la tierra prometida. Puede que no entre en ella con vosotros, pero nosotros, como pueblo entraremos en ella. Estoy feliz esta noche, y no me preocupa nada. No tengo miedo a ningún hombre”. Su espíritu ya estaba casi fuera de su cuerpo, y por eso la locura de su corazón, arrasó a toda una nación para siempre. El canto de las sirenas es peligroso, es verdad. Te vuelven loco, y te hacen centrar tu vida en roturar el salvaje y violento suelo del mundo con la bondad y el perdón. Pero, más peligroso aún es el silencio de las sirenas, tal y como agudamente apuntó Kafka. El canto de las sirenas te puede matar, pero nadie jamás ha sobrevivido al silencio de las sirenas, a la terrible nada. Más peligroso aún es no enfrentarse a la pregunta, ¿Por qué no existe la nada?

La lucidez de Gandhi nos abruma. También él fue sacrificado. Sufrió cinco intentos de asesinato. Al sexto lo consiguieron ¿Cómo pudo superar el miedo a las amenazas, al desánimo? Gandhi fue un hombre, no un dios. Pero al leer su vida, un trallazo recorre nuestra espina dorsal, porque nadie como él fue capaz de sacar de lo más hondo del dolor del mundo, la voz de su conciencia cristalina y poner fin con la doctrina de la Ahimsa (no violencia) a la mayor destrucción masiva de seres humanos que haya existido jamás (la del siglo XX, con sus Gulags, campos de concentración y bombas atómicas). Para Gandhi, el mal viene del mal, la violencia no hace desaparecer la violencia. La única salida es sustituir la voluntad de disuasión militar por la voluntad de persuasión humana. Thedor W. Adorno dijo que después de Auschwitz nadie podría escribir poesía, porque no conoció a Gandhi.

Es, en las palabras y la vida de Jesús de Nazaret, donde toda nuestra suficiencia se estrella. Un judío que se empeña en pasar oculto toda una vida, dedicándose a extender su doctrina entre los más ignorantes. No se dirige a Séforis y Tiberíades, ciudades donde se hablaba el griego, ricas y cultas, sino a la población judía más inculta y basta de Israel, la que vivía en Galilea, habitada por pastores, pescadores y agricultores analfabetos. Lo único que acepta del poder de Roma, son sus métodos de tortura: la cruz, la flagelación, reservada a los desertores de la Legión romana, que asume para sí mismo. Los que le suceden, son un grupo de cobardes traidores, obsesionados por ver quien manda más, antiguos ladrones como Mateo, que robaba dinero a esos pobres analfabetos, para dárselo a Roma. Estaba loco, y por eso los realistas y pragmáticos, esos tan serios y limpios, doctos, sabihondos, lo desprecian. Sus privilegios, los liberaban del trabajo y la necesidad, hasta cierto punto, pero no los liberaba de la pregunta acerca del sentido de sus vidas. “Nadie jamás ha hablado como él”, contestan unos judíos cuando los fariseos les preguntan porqué no lo han apresado. En la cruz, hay dos hombres junto a él, dos asesinos. Para los cristianos, ese ladrón es el primer cristiano de la historia. Al salir del sepulcro, a la primera persona que se le aparece es a una mujer despreciada como ninguna en Israel, una ex–prostituta, Maria Magdalena. Curiosa manera de comenzar una revolución para cambiar el curso de la humanidad.

La búsqueda de la verdad consumirá siempre a hombres y mujeres de todos los tiempos con pasión. La verdad que responde al sentido de nuestra vida, no es una fórmula matemática extrínseca, sino un camino moral interior, iluminado por la vida de aquellos que pelearon por la gloria de lo eterno, y no por la mediocridad de una efímera paga que intenta apagar el miedo ante la gran pregunta del sentido de nuestra vida y de todo lo que existe.

[Diario Informacion]

[Análisis Digital]

Etiquetas: , ,

1 comentarios:

Blogger Morgenrot ha dicho...

Claudio,
Wie lange...


¡ Magnífica entrada !, sencillamente , magnífica.


Por cierto, tratando el tema de la búsqueda de la verdad y de la justicia, ¿ Has leído el Michael Kohlhaas de von kleist?. Es que lo que has escrito me ha traído a la cabeza esa obra maestra de la humanidad.

8:09 p. m., marzo 24, 2008  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging