miércoles, diciembre 16, 2009

La peor de las dictaduras





Que manden los hijos, me dijo, es la peor de las dictaduras, porque se trata de un poder sin responsabilidad. En efecto, tú les tienes que cuidar, alimentar, y vestir, les tienes que educar, tú tienes que pagar sus juergas y sus caprichos. Pero no mandas. Mucho peor que todo eso incluso: no solo te desvives, pagas y te pliegas a los deseos de quienes, en realidad, dependen de ti, sino que si ellos se desmandan, si cometen cualquier fechoría, serás tú quien responda, nadie irá contra ellos: la multa correrá a cargo de tu patrimonio y la deshonra a cargo de tu fama, del nombre que precisamente tú les has dado.  

Se constituye así una tiranía perfecta, porque además, en el caso de la familia, viene remachada por un chantaje amoroso —no meramente sentimental— al que resulta muy difícil sustraerse.

Puede que sea verdad. Quizá la ética del poder público sea un mero reflejo de la ética del poder familiar.



[Vía: Vagón-Bar]

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging