lunes, marzo 05, 2007

La Monja Progre y el Buen Pastor

Lo malo de ser una monja progre, es que la gente va a su parroquia por "cumplir con el precepto", mientras ella se cree que van a escuchar la sabiduría y empaparse con el halo de su liderazgo.Todos votamos mcuhas veces con la nariz tapada, y aguantamos la liturgia de los votos porque nos mantiene la fe en el sistema, pero no en esa monja imbécil que va dando bulas de idoneidad, cuando ella sigue ahí por la fuerza de la inercia de las burocracias administrativas y partitocráticas.

La progresía lleva haciendo eso en España desde siempre: dando certificados de idoneidad democrática, con ese tufillo arrogante que trata con paternalismo a todos aquellos que no son oráculos progres como ellos, porque cometieron el tremendo error de dedicarse a trabajar en algo no mediático ni político, y sacan adelante a sus familias, eso tan vulgar.

Pero esa enfermedad, no es exclusiva de España. Escuchemos a Hans Magnus Enzensberger:

Pero volvamos al Buen Pastor.Al querer siempre lo mejor, en todo momento está convencido de que la razón está de su parte. Se siente prácticamente obligado a saberlo todo mejor. Cuando alguna vez se topa con críticas, hace una retirada táctica, pero en su fuero interno está convencido de tener razón y está decidiedo a imponer su criterio en alguna otra ocasión, en otro lugar. No es que el buen pastor sea absolutamente infalible; lo único infalible es la totalidad ideal, que el sólo personifica de forma incompleta y provisionanl. Como educador empedernido también sabe que su meta -convertir al individuo en hombre bueno- sólo la podrá alcanzar en parte, y que debe mostarse paciente con sus educandos cuando éstos resulten demasiado díscolos.
Resulta difícil emitir un juicio sobre el buen pastor. Por una parte ofrece un servicio y un grado de asistencia sin parangón, pero por otra parte lleva a cabo un terrorismo blando que me llena de temor. Nautrlamente, si secuestra niños o encarcela periodistas, resulta fácil enojarse; pero cuando prescribe sillas de ruedas gratis o imponte la equiparación de la mujer en el trabajo, cosecha aplausos(...) Debe tenerse en cuenta que el buen pastor no es un individuo, sino un colectivo que se multiplica como los conejos. Difícilmente exista otro sector social que registre unas tasas de registro tan espectaculares. Y llegados a este punto existencial que atañe a la supervivencia corporativa, el pastor deja de ser bueno. En esta cuestión no se anda con bromas.

[¡Europa, Europa! Hans Magnus Enzensberger, Ed. Anagrama, pagina 19, describiendo su experiencia sobre Suecia]

Me he acordado, no lo he podido evitar, de Bono y ZP. Quizá sea Bono mas monja progre que ZP. Lo que no hay duda es uqe provienen de esa millieu de perdonavidas, acostumbrados a salir en la portada del Boletín Oficial de la Conferencia Episcopal Progresista, bien uncido ( el boletín ) al Capital, eso sí. Que harto estoy de tanta Fe en las tendencias históricas del materialismo utópico de la izquierda, que se siente un Ser Superior porque cree que ha encontrado la llave para interpretar esas tendencias históricas que se imponen a los hombres sin tener en cuenta su libertad ni sus intenciones. Es que ellos saben más, claro, y el resto de los mortales, si protestamos por la suelta de Juana Chaos, o la trapacería del matrimonio gay, o lo que sea, somos derecha extrema.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging