viernes, septiembre 08, 2006

LA BOLA

BASKET

Por una vez, nos entraba la bola. Nos salió todo. El balón no se nos pega a los pies, está visto, pero sí a las manos. Será porque las manos están más cerca del corazón, y como somos todo pasión y furia, sabemos calentar la bola, mimarla, enamorarla para que se magnetice de la pasión y la furia de la mejor selección española de basket de la historia. ¡Que defensa! ¡Que equipo! En el bar donde vi el partido, decorado con una enorme bandera de España, cuando los nuestros fallaban alguna canasta, decían: les dejamos algo, para que no se depriman. Fue un partidazo. Un Gasol lesionado con vaqueros, hielo en el tobillo y fuego en el corazón. Un Calderón, Reyes, Garbajosa, que levantaban brazos como torres en una defensa ajustadísima por zonas, milimetrada como un reloj, mientras Pepu Hernández, el entrenador, no sabía si volverse para España a llorar la muerte de su padre, o quedarse para llorar de alegría y tristeza en el podio más grande de nuestro basket. Triples que caían como cargas de profundidad en el banquillo griego, haciendo que el enorme armario color chocolate de Sofoklis enterrara los ojos tras la toalla, tratando de ocultar su desesperación. Debajo de la canasta, sólo había un color: el rojo. Les aplastamos en los rebotes, y dominamos la zona del tablero sin piedad.

El basket, que se ha construido en España con los restos de presupuesto de los grandes clubes de fútbol, nos ha enseñado a soñar al fin, y han dado una gran lección a los del balonpié. Los chicos del baloncesto han demostrado que son jóvenes, humildes, realistas, que se llevan fenomenal, donde todo el mundo ha tenido su oportunidad de jugar. Por eso ganamos a un gran equipo griego, que no tuvo su día, porque no supo plantear una buena táctica. Los griegos demostraron ser grandes, y por eso eliminaron a los americanos, unos pésimos perdedores, que no se esperaron a la repartición de las medallas en el podio y se marcharon vergonzosamente a su país un día antes. Una bofetada a Japón, a la FIBA, y a la afición, que debería ser contestada con medidas de algún tipo. No soportar un tercer puesto, demuestra una soberbia infantil, reflejando un aislamiento autista que deberían de abandonar, porque fuera de sus fronteras está el mundo, y no al revés.
Publicado en Diario Informacion

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging