lunes, octubre 03, 2005

EL MURO

Virgilio cuenta que el tiempo no corre, sino que huye y no nos deja alcanzarle. Pero hay una excepción. Si usted es subsahariano esperando a saltar la valla en Melilla, el tiempo no corre ni huye, sino que se estanca frente a una valla de no se cuantos metros. Todo es nada, y la vida es un espacio negro, donde la única cerilla que ilumina la oscuridad es el saltar la valla. Los labios espesos de los negros susurran en los bosques marroquíes, mientras pringan religiosamente a la pasma mora que hace la vista gorda ante la avalancha de carne humana que ha sembrado ese monstruo hemipléjico llamado Globalización, que conjuga exquisitamente el verbo financiero y a la misma vez exprime el jugo amargo de esas bocas susurrantes, esa exageración hecha para la abundancia de la música que llevan los negros en sus bocas llenas de hambre.

El libro de Harriet Beecher Stowe , La Cabaña del Tio Tom, no era mas que un cuento de lo obvio, de lo que ocurría en América y nadie se atrevía a observar tranquilamente, para después actuar contra ese vómito de la humanidad más elemental que era la trata de negros y la esclavitud. Uno de los capítulos, por ejemplo, se llama “donde se explican los sentimientos de las mercancías humanas al cambiar de dueño”. El mercantilismo anglosajón, era, más que una ideología, una forma de vida, un modus vivendi de lo mas horrendi, al que todo el mundo se había acostumbrado, como quien se acostumbra al sabor del café amargo. El impacto del libro fue enorme, y toda una nación comenzó una lenta pedagogía que aún no ha acabado, tal y como hemos podido observar con el huracán Katrina. Ahora el mercantilismo globalizado, se ha hecho más limpio, informático y sutil. Se aprieta un botón en el mercado de futuros del cacao, por ejemplo, y toda una economía se hunde un poco más. La distancia entre África y Europa, se ha multiplicado, y los afectados suben a pie huyendo de las guerras económicas entre bandos apoyados por el imperio basura Francés y las multinacionales yankis de todo género y condición.

No se si Mohammed VI, ese rey que dice que es sucesor del Profeta (otro enviado “por la gracia de Dios”, ¡estamos aviados!), nos teledirige la avalancha de subsaharianos contra la valla, para hacer de palanca contra Ceuta y Melilla, o si ese hombre hace lo que puede, que es bien poco, porque se encuentra en el epicentro del terremoto de una enorme cabaña del tio Tom llamada África. Más bien, diría que es lo segundo. Nuestra diferencia económica con el continente africano, es la más alta del mundo, tres o cuatro veces superior a la frontera del Rio Bravo entre Méjico y EEUU. En aquella frontera, tienen los medios más sofisticados del planeta, y lo único que han conseguido es que Bush tuviera que hacer cursos acelerados por correspondencia de español, para ganar elecciones. A pesar de las medidas electrónicas, se sigue colando la droga y la espalda mojada. Suben de Guatemala, inditos que no levantan metro y medio del suelo, que pagan religiosamente la mordida cada pocos kilómetros en el autobús que les lleva a Tijuana cuando sube la policía (eso de policía es un decir). En las espaldas llevan envuelto en una sábana todo lo que poseen, donde lo que más pesa es el corazón vacío que se han dejado en sus pueblos olvidados en la ladera de algún volcán en duermevela.

Dicen que no hay sitio para ellos aquí, en Europa. Yo creo que sobra sitio y sobra miedo. Algún límite hay que poner, oigo en la radio. Los derechos humanos son un buen límite. Creo que el Evangelio decía eso de que es más difícil a un rico entrar en el reino de los cielos que un camello por el ojo de una aguja. Hemos acabado dando la vuelta al mensaje. Ahora son los desgraciados los que tienen que saltar y colarse por un mínimo agujero de alambradas, mientras nosotros cerramos el grifo de la gloria celestial para que no se escape el dulce líquido de nuestra riqueza. Pero son imparables, y nos acabarán dando muchas lecciones de generosidad que ya habíamos olvidado hace tiempo. Publicado el 30/09/2005 en www.diarioinformacion.com

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

7:34 p. m., octubre 03, 2005  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

10:11 a. m., octubre 04, 2005  

Publicar un comentario

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging