miércoles, abril 04, 2012

MADRES LIBRES




Alberto Ruiz Gallardón, el Ministro de Justicia, ha provocado una polémica al afirmar en el Congreso de los Diputados que en muchas ocasiones se genera la violencia de género estructural contra la mujer por el mero hecho del embarazo. No contento con eso, el ministro ha dicho que la libertad de maternidad es lo que a las mujeres les hace auténticamente mujeres. Patricia Fernández, una diputada del PSOE, le ha respondido que una mujer no es menos mujer por ser madre, y el PSOE ha solicitado que demuestre con datos cuantas mujeres sufren violencia estructural por ser madres.

Es evidente que una mujer no es mas por ser madre que por no serlo. Lo importante es que sea madre si le da la gana, cuando le da la gana, con quien le de la gana. Es decir, que sea una persona libre. Y también es evidente que las mujeres son penalizadas laboralmente por ser mujeres (cobran menos, tienen más tasa de paro, hay menos mujeres en la cúspide de cualquier organización social, etc). Y por último, es también muy evidente que esta discriminación es aún mayor en el caso de que una mujer sea madre. Quedarse embarazada no es precisamente la mejor tarjeta de visita para buscar empleo. Y quien niegue eso, solo puede ser alguien que vive en un mundo paralelo, fuera del mercado laboral, con la cabeza llena de pájaros ideológicos que sólo trinan en los titulares de los telediarios, pero que a nivel de calle no tienen ninguna validez real.

Han acusado al ministro de decir que las mujeres son más libres por ser madres, y eso no es lo que ha dicho Gallardón. El ministro simplemente ha reflejado lo que pasa en nuestra sociedad. Cuando una mujer quiere ser madre comienza una carrera de obstáculos que muchas veces llega a afectar a su salud además de su carrera profesional. Tienen que armarse de valor para pedir una jornada reducida. Aún es peor si el padre de la criatura se pide jornada reducida. Se la negarán, por supuesto, y encima a la lista negra, con la que está cayendo. Y eso es violencia estructural. No se le deja desarrollarse profesionalmente, no se la deja apoyarse en el padre de la criatura que podría pedirse (él y no ella) jornada reducida. Si comparamos el riesgo, el stress, las situaciones comprometidas con el jefe, el encaje de bolillos con su pareja, la vida de esa mujer joven que acaba de ser madre sufre una presión brutal, una violencia estructurada presente en las actitudes, inercias, costumbres empresariales y educativas que aprisionan a toda mujer que haya decidido tener hijos.

Por eso, hace muy bien el ministro en abrir la puerta a la discriminación positiva en favor de las mujeres que están embarazadas o que ya son madres, porque a igualdad de situaciones, son ellas las que se llevan la mayoría de las tortas profesionales, salariales, de salud, educativas, etc, si las comparamos con los hombres o incluso con aquellas mujeres que han decidido no ser madres. Y no se trata de discriminar, se trata de ayudar más a aquellas personas que están en peor situación. Bernstein, el fundador de la socialdemocracia, decía que sólo hace falta una palabra para definir al socialismo: solidaridad. Y esa es la verdadera política de izquierdas feminista: ser solidario con aquellas mujeres que están en peor situación, y apoyarlas más. Por eso no entiendo porqué el feminismo radical tipo gauche divine pierde los papeles con Gallardón con este tema. Me da la impresión que este tipo de feministas se han abrogado el derecho a dar carnets de mujeres ideales sólo a aquellas que han decidido no ser madres. Y eso es una solemne fascistada. Castigar a la mujer madre, es acabar con el progreso. Si no tenemos hijos no habrá sociedad a la que progresar. Tener hijos es muy, pero que muy progre. Y debería ser premiado y alabado por todos aquellos que dicen mirar al futuro y no al pasado. El futuro es aquel sitio habitado por nuestros hijos, no por nuestros egoísmos intelectuales. Al futuro llegarán nuestro hijos, no nuestras ideas. Y ellos harán justo lo contrario de lo que nosotros les dijimos si lo que les estamos contando ahora son argucias de salón que sólo muestran la absoluta miseria intelectual y moral de nuestro egoísmo progreflauta.

Claudio Martinez Möckel

1 comentarios:

Anonymous Valois ha dicho...

http://lolitavalois.blogspot.com.es/2014/03/va-pensiero.html?m=1

5:39 p. m., mayo 31, 2014  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging