viernes, febrero 26, 2010

La belleza y la muerte



Toda belleza es mórbida, es amiga de la muerte. Porque cuando la descubrimos, es como si en un instante poseyéramos todo, como en una especie de Big Bang al revés. Y la belleza de ese "atrapar la belleza" estriba precisamente en eso: es un instante irrepetible, único.

La paradoja es que, mas adelante, inesperadamente, la volvemos a descubrir. Y aparece de forma absoluta, nueva, irrepetible, abarcando de forma distinta y superior el momento de belleza anterior. Y así, entre salto y sobresalto, vamos corriendo de una boca de un túnel a otra, de la luz al deslumbramiento. Y es que el morir existe para que podamos vivir en plenitud. La plenitud, existe porque se asienta sobre la podredumbre.


Etiquetas:

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging