lunes, abril 02, 2007

Por eso, sigo escribiendole poemas




De todas las mujeres del mundo, me tuve que casar con "esta". Esa decisión fue libre, pero ... ¿hasta que punto?. Nací en un país, una ciudad, unos amigos. A un amigo mío le había dejado la novia, y salimos de marcha una noche donde la conocí.¿Que habría pasado si esa noche le hubiera dado una gripe? Además, mi estado de ánimo en aquellas circunstancias, era distinto al de ahora.

*
Me cuenta mi amigo, que ya no es el mismo, que la gente cambia. Que fue un error su elección. Que han quedado como amigos, y se han separado. Que muchos viven como yo, sin valentía suficiente para romper la rutina.

*
Ella me eligió también a mi. Nos escogimos mutuamente de entre los miles de posibles combinaciones, salimos del anonimato de la muchedumbre: ya nadie fue igual, todo será distinto. Fuera de ella me pierdo, fuera de mí ya no sería ella misma. Es un gran regalo, ir y volver a ella por esos caminos que sólo ella conoce. No fui totalmente libre al haberla elegido, porque había circunstancias que me "obligaron" en cierta medida. Pero, también es verdad, que su descubrimiento ha sido un regalo ajeno a mi voluntad, impuesto desde otro sitio, superior a mis fuerzas.
Ella es demasiado para mí solo, porque no soy la única pieza que explica aquel encuentro y aquella decisión. No fue sólo una decisión mía, ni sólo una decisión suya, limitada, predefinida por las circunstancias y nuestra debilidad. Me supera, nos supera. Nuestros hijos, lo confirman cada día.
Por eso, sigo escribiéndole poemas.

Etiquetas:

1 comentarios:

Blogger Jesús Sanz Rioja ha dicho...

Cómo estamos, macho. A la infidelidad la llaman valentía. En fin, enhorabuena por tu feliz matrimonio.

9:19 p. m., abril 02, 2007  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging