sábado, marzo 03, 2007

Dias tristes (3)

todoeraperfecto

Dávida

Un día muy feliz

La niebla se levantó pronto, trabajé en el jardin.

Los colibríes se demoraban sobre las madreselvas.

No había cosa en la tierra que yo deseara poseer.

Sabía que no merecía la pena envidiar a nadie.

Cualquier mal que hubiese sufrido, lo olvidé.

Pensar que una vez fui el mismo hombre, no me avergonzaba.

En el cuerpo, no sentía dolor.

Cuando me estiré, vi el mar azul y las velas.

Czeslaw Milosz

Encontré este precioso poema en el libro de Raymond Carver, Todos Nosotros de Bartleby Editors. Ha sido una decepción, pero este poema citado por el autor, merece el libro.

Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger ARP ha dicho...

He estado echándole un vistazo a tu blog (¡muy interesante!) y me ha hecho gracia ver que coincidimos en cosas como esta de Milosz

1:29 p. m., marzo 10, 2007  
Anonymous angel ha dicho...

Gracias por este bellísimo poema de Milosz en tu espacio azul que por azar descubro.


Saludos...

11:19 a. m., marzo 13, 2007  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging