sábado, marzo 11, 2006

La Pérdida

Despierto de madrugada

en el silencio

mis latidos se quejan dentro de mi cuerpo

me llaman

y me recuerdan

que todo, todo, es pérdida

Me llevo a mi mismo

al sofá vacío del salón

e intento leer

textos de alguien

escritos hace mucho tiempo

y todo es pérdida

Amanece

y vuelvo a enterrar

mis latidos en el ruido de la jornada

pero

cuando cae la tarde

y el sol se desliza suave

por mis mejillas

siento

que todo es pérdida

Dios mío, todo se va

ahora que he llegado

a medio tenerme a mi mismo

ahora

que siento que el suelo sostiene

un poco mi alma

me arrastra fluido

el latido implacable

del tiempo

el latido que se come mis latidos

el latido

de los que se fueron

de los que veo

y no volveré a ver jamás

de los que quiero

y perderé algún día

para no volver a tomar café

jamás con ellos

Y mi memoria

acumula, acumula

acurruca los momentos felices

como un botín sagrado

que nadie puede arrancar

pero, el tiempo se escapa

y la vida, me deja solo

Y en ese momento,

ese momento

en el que se rompe el cristal

del momento para abarcar

Todo el presente, el futuro

aparece la PÉRDIDA

como una musa perfecta

como un rayo

como eso que quiero

que nunca tuve,

pero que se que podré tener

mas allá del tiempo

ese estar lleno, saciarse

sin saciar, acabarse

sin acabar,

lleno de excitación

y de calma

nunca lo he tenido

nunca lo he poseído

el Todo, pero, siento

que lo pierdo, una y otra vez

siento la Pérdida,

de tantos a los que quise,

de los que quiero,

que se escapan como el agua

entre las manos

y siento

que te tendré, más allá del tiempo

porque ya te sufro, ya te veo,

Dios mío

en lo más adentro

en lo más adentro

siento

que te tengo sin tenerte

que te toco pero no llego

que no soy pero que me atraviesa

la luz de la pérdida

esa dulce herida amarga

que me absorbe como

un tremendo agujero negro

hacia TI.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging