viernes, mayo 11, 2007

Loli, Loli, Loli...


A Loli, la que tanto quiero la que tanto me duele a la que tanto debemos Danos de beber a todos 26/04/2007


Esta tarde mientras morías

sin que yo lo supiera,

he viajado a las más altas cumbres

para buscar el Bien

y no lo he encontrado



Esta tarde mientras dormías

sin que yo lo supiera

he viajado lejos,

he salido de mis pasos

para buscar el Bien

y me he vuelto a topar con el mal



Esta tarde húmeda, casi fría,

mientras la luna partida se alejaba

mientras se te apagaba la voz

yo buscaba por todos lados el Bien

y me volví a encontrar con el mal



Esta tarde, como todas las tardes

he vuelto a buscar darle un vuelco

a mi pobre vida, gris, egótica, viajante

y el mal me ha dejado su vulgaridad

tatuada en mi rostro



Esta tarde, se hizo de noche

como todas las tardes

recibí una llamada por el móvil

mientra buscaba

por las entretelas de mi yo

ese Bien que tanto ansío

y me han dicho que te morías



Esta tarde, yo buscaba, salir de mi vida

pero he vuelto como todas las tardes

sobre mis pasos, a mi vida

y mientras volvía,

mi hija de cuatro años, reía

y otra niña pequeña movía los ojos

y le explicaba a su padre

que le habían medio suspendido

la biología porque no se sabía

que una anguila es un pez,

¡Señoría !



Esta tarde se hizo de noche

mientras buscaba el Bien

me he vuelto a topar con el mal

no he sabido rezar, Loli

me he quedado sin nada

con las manos vacías.



Esta tarde que ya es madrugada

me has hecho volver de nuevo

sobre mis pasos,

mientras me llegaba a lo más dentro

tu sonrisa fuerte

entre aquellos limoneros perennes

hace ya tantos años,

que nos da congoja recordarlo,

y,

he vuelto sobre mis pasos

a mi casa,

a buscar el Bien,

mientras el mal

se me quedaba ahí dentro,

ahí dentro,

y me llegaba tu alegría

desde más allá del Cielo más alto

y cuando reías

no me acordaba

no me acordaba,

del mal,

de ese mal vulgar,

pequeño, ruín,

que todos llevamos dentro



Esta tarde que se ha roto

en madrugada

¡¡Dios mío!

¡¡Como duele esta madrugada!!

te llevará Dios contigo,

te llevaremos flores

le rezaremos al que amabas

las espinas se quedarán,

enterradas en la tierra

y tu sonrisa

revoloteará para siempre en nuestras almas



Y para despedirme

No te olvides de aquello

Que te pedí al lado de la carretera

No me dejes solo

Que tengo heridas en el corazón

y necesito la armadura de tu risa,

de tu corazón, de tu oración.



Hágase,

cúmplase,

sea alabada

y eternamente ensalzada

la justísima y amabilísima

Voluntad de Dios,

sobre todas las cosas. Amén


Etiquetas:

1 comentarios:

Blogger Hermann Paz ha dicho...

Hermoso

12:58 p. m., noviembre 28, 2006  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging