sábado, enero 07, 2006

EVO Y LA MANZANA DE FIDEL

Hace años mi amigo Raúl, que vive en Tepic Nayarit (México), me llevó a dar una vuelta por su ciudad. Raúl es medio indio, criollo, un cuate de hablar pausado. Éramos un puro contraste. Él, bajito, moreno, ancho y tranquilo. Yo algo mas alto, con la piel más blanca que una pescadilla en harina. Fuimos a ver a unos familiares suyos, que vivían cerca de la montaña. Me sorprendió ver en el pueblo tanto indígena, que hablaba náhuatl. Raúl me explicó que el núcleo de poder en México lo tenían los blancos, algunos criollos, y que los más pobres eran indefectiblemente indígenas de piel muy oscura, bajitos, sin una gota de sangre europea corriendo por sus venas, con sus costumbres, leyes tribales, poblados, religión, separados del resto de la sociedad mejicana, viviendo en las montañas. Esta imagen se repite por todo el continente Iberoamericano, excepto muy al Sur y muy al Norte, porque allí hicieron una batida con el Ariel que lava más blanco, y no quedó ni un indio. En Chile casi se exterminó a las etnias “disfuncionales” al modelo conquistador. En Estados Unidos, la mala conciencia del genocidio, les permiten ahora poner Casinos exentos de impuestos en sus reservas, con lo cual, todo el mundo va allí a ponerse ciego a alcohol, cigarrillos y ruleta a precios de saldo, mientras el indio americano le sirve un pelotazo doble con la pluma en la cresta. Una imagen de lo más kitsch. No he estado nunca en Bolivia, pero tiene que ser un sitio bello y de lo más chungo. Con el doble de tamaño que España, donde debido a la altura el aire no te llega a los pulmones. Con nieve perpetua en las cumbres y en las narices de los cerebros carcomidos por la coca. Un país con 9 millones de habitantes, etnias y lenguas indígenas varias, que luce el índice de pobreza más alto de América Latina después de Haití. Gobernar eso debe ser como hacer surf en la cresta de la ola de un tsunami social, sobre todo cuando la élite blanca(el anterior presidente, de Losada, era un minero multimillonario que estudió en EEUU), vive alejada de la realidad. No me extraña que en Bolivia se despeñara el sueño revolucionario del Che Guevara. Veremos que hace Evo. Por el momento se ha acercado a la manzana totalitaria que le ha ofrecido Castro. Aunque puestos a escoger, Evo es mejor que el Subcomandante Marcos, un revolucionario virtual que reparte pizzas multimedia montado en una moto, intentando emular al Che. Ufff… Publicado en Diario Informacion 10/01/2006

Etiquetas:

1 comentarios:

Blogger Colorful ha dicho...

Por supuesto que Evo es mejor que el subcomandante marcos, ya que Evo sea lo que sea, llegó al poder por medios legales, y no levantándose en armas, esto último ya está obsoleto.

Respecto al comentario de tu amigo Nayarita, creo que los blancos a los que se refiere no son otra cosa más que mestizos que si de razas se trata somos la mayoría de los mexicanos.

En México es muy raro distinguir a una raza pura, somos producto del mestizaje, de la unión de nativos con españoles.

Ultimadamente pienso que no importan las razas y que hay que respetar los usos y costumbres de los nativos pero que tampoco éstos se cierren, porque en un mundo como este, si no se integran, se segregan ellos solos.

3:48 a. m., marzo 26, 2006  

Publicar un comentario

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging