miércoles, diciembre 07, 2005

DEPRESION

Las tristezas, señor, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias" le dice Sancho Panza a Don Quijote. Hay estadísticas que indican que un 10% de la población padece la depresión. Entre los niños y los adolescentes, las cifras se han disparado hasta el 15-20%, en los países más ricos. Para muchos, la noche ha descendido para abrazar la tierra tan apretadamente que el día ya no ha vuelto a clarear. El que sufre depresión, quisiera escarbar un agujero dentro de sí para salir del túnel oscuro de su mente. ¿Porqué tanta tristeza en medio del alud audiovisual de placeres que nos anuncian sin cesar? Quizás porque hemos sustituido la búsqueda de una meta superior, que realmente justifique y haga de nuestra existencia algo valioso, por un montón de objetivos parciales y momentáneos, que sólo tienen una finalidad práctica y carente de valores, que se suceden sin descanso, sin poder pararse a pensar, a contemplar, ni hacia atrás en la memoria, ni hacia delante, para vislumbrar el camino que nos es necesario para alcanzar esa meta. Nuestras prisas, nuestras agendas llenas a reventar donde estallan en mil pedazos todos los relojes, nos llenan de una supuesta felicidad y utilidad nuestros días. Somos piezas felices de la enorme cadena de producción, que sacrifica cualquier instante al que le sigue. Los ancianos, los niños y los enfermos, no tienen sitio. Nuestra vida es vida, cuando no tenemos vida propia, porque somos un peso que sólo quiere caer, precipitarse cada vez más abajo sin detenerse nunca, porque entonces perdería su identidad, ya no sería peso. Nuestra civilización nos ha privado de vivir plenamente el presente sin prisas, nos inunda de imágenes que impiden al pensamiento detenerse en lo esencial. En verano, las depresiones aumentan, porque nuestra actividad cambia, nos paramos un poco y es entonces cuando todo se cae y aparece la depresión. No sabemos poseer nuestro tiempo, sin tener la necesidad de consumirlo en la persecución de un resultado que se encuentra siempre un paso por delante. Todas esas agendas llenas, todas esas palabras y gestos de prisas sin pausa, no son más que cenizas del sueño de una falsa libertad. La depresión, casi siempre, no es más que un traje que viste a la alienación y la falta de sentido. Publicado en Diario de Ibiza

Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger Raúl Alberto Lilloy ha dicho...

hice un comentario acerca de la depresion en carnegieandkafka.blogspot.com

2:18 a. m., enero 06, 2006  
Blogger Raúl Alberto Lilloy ha dicho...

creo que la depresion es algo desvastador y complejo. No se si es solo un asunto de metas superiores, pero si creo que los unicos que meten dinero -para despues recuperarlo con beneficios- son los laboratorios, ellos investigan la depresion en los restringidos parametros que la rentabilidad les permite. Por lo tanto no investigan en sicoterapias, y en cuestiones alternativas, tampoco lo hace el estado y el mensaje del sistema estatal español, es que prefieren la pastilla a la sicoterapia, de hecho no existe nada parecido a una sicoterapia, pero si la pastilla, por lo que tambien es un mensaje o respuesta fragmentada a un poblema holistico. Tampoco funcionan del todo bien las llamadas sicoexpress terapias, algo asi como "tire para adelante", no se quede quieto, elabore un proyecto, su familia,etc.

2:24 a. m., enero 06, 2006  

Publicar un comentario

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

Make Money Blogging